miércoles, 24 de junio de 2015

TARTA O PIE DE CEREZAS

Bueeeenooo, llevo meses sin publicar nada pero me vais a perdonar en seguida ya que esta nueva tarta que os traigo es ES-PEC-TA-CU-LAR.
Aprovechando que estamos en tiempo de cerezas, una de mis frutas favoritas, y que Loli me trajo una caja extra para que hiciera una tarta, no me pude resistir a hacer esta receta que llevo bastante tiempo rondando.
Se trata de una tarta estilo "pie", que son las típicas tartas con una base de masa quebrada y fruta que vemos en las películas americanas... sí, si, esas que siempre se manga el oso Yogui en el parque de Yellowstone...esas que las amas de casa sacan a la ventana para que se enfríen....


La receta original la he sacado de un blog maravilloso llamado el invitado de invierno, recomendable al 100 %, tanto por sus recetas como explicaciones paso a paso y, sobre todo, fotografías.

Ayer me tocó currar de noche así que me la llevé al hospital y os aseguro que fue un éxito total. Se nos hizo un poquito más llevadera la noche de San Juan, que entre las hogueras y la fiesta del agua de Lanjarón, dejaron poca tregua.




Pues ya no me enrollo más, aquí tenéis la receta

INGEDIENTES

(1)MASA QUEBRADA

400 g de harina
250 g de mantequilla sin sal FRÍA
1 cucharada de azúcar
1/2 cucharadita de sal
100 g de agua helada
1 huevo batido para pintar

(2) RELLENO

800 g de cerezas deshuesadas
180 g de azúcar
las semillas de 1 vaina de vainilla
3 cucharadas de maizena

PREPARACIÓN

Un día antes, deshuesamos las cerezas y dejamos macerando con el azúcar y la vainilla toda la noche para que suelten su jugo.
Para preparar la masa quebrada yo utilizo la Thermomix. Metemos en el vaso todos los ingredientes en el mismo orden en que están puestos y programamos 15 segundos velocidad 6. Sacamos del vaso y formamos una bola con la masa intentando manipularla lo menos posible. Envolvemos con film transparente y dejamos reposar una media hora en el frigorífico. Posteriormente sacamos la masa y la dividimos en dos partes, una de ellas más grande que la otra. La más grande la usaremos para la base por lo que la extendemos con un rodillo y cubrimos el molde previamente engrasado y enharinado para que no se pegue, presionando en los bordes. Metemos el molde en el congelador una media hora. Para preparar la cubierta enrejada, extendemos la otra porción de masa dándole una forma rectangular y metemos en el frigorífico porque la masa es fácil manipularla estando fría y no a temperatura ambiente. Luego la sacamos y vamos cortando tiras con un cuchillo o cortapizzas.
Para el montaje, sacamos la base del congelador y le añadimos la mezcla de cerezas que previamente hemos mezclado con la maizena. Cubrimos con las tiras y pintamos con el huevo batido.
Más o menos nos tiene que quedar así:



Metemos la tarta en la parte inferior del horno precalentado a 200º (calor arriba y abajo y aire) unos 15 minutos. Posteriormente bajamos la temperatura a 180º y calentamos unos 30-40 minutos más.
Sacamos del horno y enfriamos en una rejilla.
Y yastá!! a hartarse de tarta, que está muy rica!!!



CONSEJOS

En este post tenéis miles de consejos para que la masa quebrada os salga buenísima.
Si os da pereza supongo que podeis comprar la masa quebrada ya hecha en el supermercado, pero seguro que no está tan rica.


martes, 24 de marzo de 2015

TARTA BANOFFEE

O lo que es lo mismo: tarta de plátano y toffee.

Es una tarta muy famosa en el recetario americano y también muy sencilla de hacer. Hay multitud de variedades, con la base de masa quebrada, bizcocho o galletas. Versión tarta de capas, cupcakes...Se le puede poner dulce de leche en el relleno e incluso una crema de caramelo hecha con puré de plátano.


La versión que yo os traigo tiene una base de galletas trituradas con mantequilla a la que he añadido fideos de chocolate (aunque en la foto no se aprecian mucho). A continuación, una capa de plátano en rodajas finas, el relleno de toffee casero, otra capa de plátano y nata montada con virutas de chocolate.

Las fotos no están muy conseguidas porque tuve que hacerlas deprisa y corriendo con el móvil (llegábamos tarde!!) Y sí, ya lo sé, falta la foto del corte

El resultado... buenísimo





Ahí va la receta

INGREDIENTES (Para un molde redondo de unos 20-22 cm de diámetro)

(1) BASE

250 g de galletas Digestive o María
120 g de mantequilla sin sal derretida
1 paquete pequeño de fideos de chocolate

(2) RELLENO

3-4 plátanos maduros cortados en rodajas finas
100 g de azúcar moreno
100 g de mantequilla sin sal
1 lata de leche condensada de 397 g

(3) COBERTURA

400 ml de nata para montar
2 cucharadas soperas de queso crema (tipo Philadelphia)
2 cucharadas soperas de azúcar granulado
Virutas de chocolate para decorar

PREPARACIÓN

Para la base trituramos las galletas y mezclamos con la mantequilla derretida y los fideos de chocolate. Forramos el molde con la mezcla y metemos en el frigorífico.


A continuación, preparamos el toffee. En una sartén antiadherente calentamos a fuego medio la mantequilla con el azúcar moreno, removiendo continuamente. Cuando se disuelva añadimos la leche condensada  y llevamos a ebullición, sin parar de remover. Dejamos hervir 1 minuto más  y reservamos.
Montamos la nata con el azúcar y el queso.

MONTAJE DE LA TARTA

Sobre la base de galletas ponemos una capa de plátano en rodajas y encima la capa de toffee.


Volvemos a cubrir con plátano, así:


Por último, añadimos la nata montada y las virutas de chocolate


domingo, 22 de marzo de 2015

TARTA TRES CHOCOLATES

Ya sé que esta tarta está ya muy vista... y que seguro que la mayoría la habéis hecho alguna vez, o por lo menos intentado. Si os ponéis a buscarla en internet encontrareis miles y miles de recetas y miles y miles de fotos mucho más monas que las mías...pero no me podía resistir a poner la receta. Es una receta que saqué de un recetario de Nestlé hace muchos años y que tengo apuntada en un papel arrugado y lleno de manchas que a veces he creído que había perdido.



La verdad es que no he probado ninguna otra versión de esta tarta pero he de deciros que no me hace falta...Es la favorita de Alberto padre y los niños si pudieran repetirían veinte mil veces.


Parece que alguien le ha metido mano a la tarta sin que me diera cuenta....




Aprovechando que la hice este fin de semana para el cumple de Teresa...Aquí tenéis la receta.

INGREDIENTES:

(para un molde de unos 20-22 cm)

150 g de chocolate negro
150 g de chocolate con leche
150 g de chocolate blanco
600 ml de nata para montar
6 claras de huevo
6 hojas de gelatina
100 g de azúcar

PREPARACIÓN:
Calentar la claras con el azúcar en un cazo al baño maría. Cuando se disuelva, pasamos a otro cuenco y montamos a punto de nieve. Reservamos. Fundir por separado los tres tipos de chocolate con 200 ml de nata cada uno de ellos. Añadimos a cada mezcla de chocolate 2 hojas de gelatina previamente pasadas por agua fría. Mezclar bien y añadir un tercio del merengue a cada preparación. removemos bien hasta que la mezcla esté homogénea.

MONTAJE DE LA TARTA
En este caso, puse una base de galletas similar a la de la tarta de queso. Encima puse la de chocolate negro y dejé unas 2 horas en el frigorífico. Posteriormente la de chocolate con leche y por último la de chocolate blanco.
foto artística hecha por Lucía


CONSEJO
Para que la tarta salga bonita es importante dejar enfriar una capa antes de añadir la otra. Yo preparo el merengue y lo divido en tres partes. No hago las tres capas de chocolate a la vez sino que espero a que lleve 2 horas enfriándose antes de preparar la siguiente.
Para que la tarta quede más mona se pueden forrar los laterales del molde con una banda de acetato, así al desmoldar no hay que pasar el cuchillo y queda mucho más profesional.


Felicidades Tere!!


viernes, 20 de marzo de 2015

BIZCOCHO DE MIGAS

Hola a todos... Ya sé que llevo mucho tiempo desaparecida pero es que estoy liadísima... Entre el trabajo, las enfermedades infantiles y los eventos, no doy abasto.
Hoy os traigo una receta que he sacado de un maravilloso libro de la fantástica Martha Stewart (que es algo así como la mega-cocinera-mega-repostera-mega-mujer para todo-anglosajona). Lo hice el otro día para una guardia. No pusimos la botas, la verdad...Pero nos lo merecimos con creces porque vaya día y vaya noche que echamos...


El bizcocho es muy sencillo de hacer y tiene algo distinto que os sorprenderá: el streusel. Se trata de una capa de migas que se esparce por encima de la masa del bizcocho hecha a base de harina, mantequilla y azúcar, típico de la repostería alemana. En este caso el bizcocho es de vainilla y el streusel tiene un toque de canela y azúcar moreno.

Pues a petición de Sonia (que se saltó la dieta y además repitió) ahí tenéis la receta.



INGREDIENTES

(1) STREUSEL O CAPA DE MIGAS:

210 g de harina
65 g de azúcar granulado
60 g de azúcar moreno
1 cucharadita de canela en polvo
1/4 de cucharadita de sal gruesa
145 g de mantequilla sin sal, fundida

(2) BIZCOCHO:

170 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 g de harina
1/2 cucharadita de levadura química
1/2 cucharadita de sal gruesa
200 g de azúcar granulado
2 huevos tamaño L + 2 yemas
1 cucharadita de extracto de vainilla
180 ml de buttermilk o suero de leche (*)

Azúcar glass para espolvorear

PREPARACIÓN

En primer lugar preparamos el streusel. Mezclamos todos los ingredientes secos en un bol. A continuación añadimos la mantequilla derretida y mezclamos todo con las manos, hasta formar migas grandes y medianas. Reservamos.

Precalentamos el horno a 160-180º, forramos el molde con papel vegetal y tamizamos la harina junto con la levadura.

Para el bizcocho, batimos el azúcar con la mantequilla unos dos minutos, hasta obtener una masa esponjosa. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo después de cada incorporación. Agregamos la vainilla. Incorporamos la mezcla de harina, levadura y sal en 3 tandas, alternando con el suero de leche. Batimos hasta que todo esté bien mezclado.

Vertemos la mezcla en el molde y alisamos la superficie con una espátula. Esparcimos la capa de migas por encima de la masa. Horneamos 1 hora aproximadamente o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio. enfriamos y esparcimos azúcar glass.



(*)El buttermilk lo podeis encontrar en el lidl si os pilla cerca. También lo podéis hacer en casa. Es muy sencillo: a los 180 ml de leche le añadimos 2 cucharaditas de zumo de limón y lo dejamos reposar unos 15 minutos. Obtendremos una leche "cortada" que será nuestro buttermilk.


domingo, 22 de febrero de 2015

TARTA DE QUESO CREMA Y NUTELLA CON BIZCOCHO DE CHOCOLATE BLANCO

Con mi cumpleaños hace ya 3 semanas inauguramos la temporada cumpleañera en casa. Así que cada 2 semanas o cada mes va a tocar hacer una tarta nueva... porque estos niños no perdonan una tarta, o un bizcocho, o unas magdalenas... o lo que encarte.
Hoy le toca a Albertillo... ya son once años... Ains, con lo chiquitillo que era cuando nació (kilo y medio de niño, nada más y nada menos) y ya estamos preadolescentes.
Como lo que más le gusta en el mundo es la crema de chocolate con avellanas (llámalo nocilla, llámalo nutella, llámalo hacendado...), he decidido hacerle la tarta de este sabor y la verdad es que ha salido de muerte.




El bizcocho se lo he hecho de chocolate blanco pero podeis utilizar cualquiera que os guste. Tanto el bizcocho de chocolate del pastel trufado como el clásico de vainilla les va estupendamente.
La crema de queso es la misma que utilicé para la tarta de oreos, sólo que esta vez le he añadido 150 g de nutella.

INGREDIENTES

(1) BIZCOCHO (medidas para 3 moldes de 15 cm o 2 de 18-20 cm)

125 g de chocolate blanco, picado o en gotas
170 ml de leche entera
60 g de azúcar moreno
225 g de azúcar granulado
100 g de mantequilla a temperatura ambiente ( que esté blandita)
2 huevos tamaño L
215 g de harina
1 cdta de levadura en polvo
1 pizca de sal

(2) CREMA

125  g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
125 g de queso crema frio
300 g de azúcar glass tamizado
2-3 cucharadas de leche entera

(3) ALMIBAR PARA BAÑAR LOS BIZCOCHOS (opcional)

PREPARACIÓN

En primer lugar, preparamos los bizcochos, mejor el día de antes de rellenar y servir la tarta. Precalentamos el horno a 180º y forramos nuestros moldes con papel de horno.
En un cazo calentamos la leche, con el chocolate blanco, el azúcar moreno y 85 g del azúcar granulado, removiendo continuamente hasta que se integren todos los ingredientes y se derrita el chocolate. Reservamos y dejamos templar.
Tamizamos la harina con la levadura y la sal y reservamos. Mezclamos la mantequilla con el resto del azúcar, batiendo a velocidad media hasta que la mezcla blanquee. Añadimos los huevos uno a uno, no añadiendo el siguiente hasta que el anterior no esté integrado. Echamos la mezcla de harina en dos tandas, mezclando a velocidad lenta. Por último vertemos la preparación de chocolate lentamente, como un hilo, mientras batimos continuamente. Terminamos de integrar los ingredientes con la lengua de silicona y repartimos entre los tres moldes. Calentamos unos 30 minutos o hasta que al pincharlos el palillo salga limpio.

Para la crema, seguimos las mismas instrucciones que en la tarta de oreos (pincha aquí). Una vez que tenemos la crema sólo le tenemos que añadir los 150 g de nutella y batir 1-2 minutos más.
Antes de añadir la nutella yo reservé unas 3 cucharadas de crema de queso para la decoración.

Para el montaje, en primer lugar pulimos los bizcochos para que nos queden igualitos y vamos alternando capas de bizcocho y crema. El último bizcocho lo ponemos con la parte de abajo mirando arriba. Así:


Cubrimos con una capa de crema a modo de "sujetamigas" y metemos 1 hora en el frigorífico.


Por último cubrimos con el resto de crema y decoramos al gusto:



 No os he podido poner foto del corte porque se me ha borrado... ayyyy


Felicidades Albertillo!!!









martes, 10 de febrero de 2015

BIZCOCHO MARMOLADO DE DOS CHOCOLATES

Ayyyyy que frío que hace...
Y lo mejor para combatirlo...un bizcocho como éste. Está riquísimo y no vais a tardar nada en hacerlo.
A mi me dio el antojo anoche y lo hice mientras los niños cenaban. Y de postre Salva se dedicó a dejarme la Thermomix más brillante que una patena. Alguna ventaja tendría que tener...Y lo que me ahorro en fairy...


Sin duda este es el bizcocho favorito de mis hijos. Antes solía hacerlo con mucha frecuencia, preparaba una base de bizcocho de vainilla y a la mitad le añadía chocolate negro derretido, pero la verdad es que, aunque estaba muy bueno, las proporciones no eran las adecuadas porque se desmoronaba al partirlo.
Esta vez lo que he hecho es dividir el bizcocho en dos y añadirle chocolate blanco derretido con leche a una mitad, y chocolate negro también calentado con leche, a la otra.
El resultado es buenísimo, además de haber obtenido un bizcocho mucho más firme y sin perder jugosidad.
Bueno, que no me enrollo más! no tenéis excusa para no hacerlo porque es facilísimo y rapidísimo de hacer!



INGREDIENTES
(Para un molde alargado tipo plum-cake)

180 g de mantequilla sin sal
200 g de azúcar blanco
200 g de harina normal
4 huevos talla M (o 3 huevos talla L)
150 ml de leche entera
75 g de chocolate negro troceado
75 g de chocolate blanco troceado
2 cucharaditas de levadura química
1 pizca de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla

PREPARACIÓN

Preparamos dos cazos y calentamos en cada uno de ellos 75 ml de leche con 75 g de chocolate negro y blanco respectivamente, removiendo hasta que se derritan. Reservamos y dejamos templar.
Batimos el azúcar con la mantequilla que debe estar blandita, punto pomada como se dice. Cuando se integren bien, vamos añadiendo los huevos de uno en uno y finalmente añadimos la harina tamizada con la levadura, la sal y la esencia de vainilla. Batimos un poco y terminamos de envolver con la espátula.
Dividimos la masa en dos partes iguales. A una le añadimos la mezcla de chocolate blanco y a la otra la de chocolate negro.
Forramos el molde con papel vegetal y disponemos las masas asi:

Luego hacemos movimientos en espiral con un cuchillo para darle aspecto marmolado. Así:


Por último, metemos en el horno a unos 160º-180º unos 40 minutos.

Dejamos enfriar en una rejilla...
Y aquí está...


Para la cobertura simplemente he derretido una tableta de chocolate blanco y se la he echado por encima.



Bueno, espero que os guste y que me conteis...

viernes, 30 de enero de 2015

MINI-PIES DE LIMÓN

Hoy es mi cumple y no he hecho ninguna tarta... Hoy me la tienen que hacer a mi... o en su defecto que me la compren.
Seguramente os estéis preguntando que qué hago escribiendo una entrada en el blog...yo tampoco lo sé. Bueno, sí. Es la única forma de dejar de pensar en que de un momento a otro el teléfono tiene que sonar para por fin escuchar la preciosa voz de alguien de la bolsa de trabajo del SAS y que me ofrezcan un contrato al 50% o 1/3 de jornada con noches y fines de semana, etc. Pues así estoy... estoy yo y miles de andaluces trabajadores de la sanidad pública a los que nos tienen sometidos a esta nueva forma de esclavitud moderna y permitida por todos.

En fin, que no os aburro más con mis rollos y quejas laborales, que se supone que este blog es para pasárselo bien o por lo menos entretenerse gratamente.




Esta receta  es original de mi comadre chilena Ana María León, aunque he modificado la receta de la base y, en lugar de utilizar un merengue italiano como hace ella, he usado merengue suizo que es más sencillo y a mi gusto queda más firme.

Si buscais en internet "pie de limón", os saldrán múltiples recetas que seguro que están buenísimas. Sin embargo, os recomiendo que probéis a hacerla como yo os digo ya que el relleno es muy sencillo y rápido de hacer y el resultado es espectacular.

Lo bueno es que podéis usar la misma receta para un molde grande y hacer un pie como Dios manda.
Para las tartaletas sólo tenéis que cortar porciones circulares de la masa y forrar con ellas moldes de minicupcakes. Si hacéis el pie grande, sólo hay que cubrir la base del molde con la masa y hornear. Luego se añade el relleno, encima el merengue y por último calentamos en el horno para que tenga un tono dorado.

Aunque os he colgado las fotos de los mini-pies (que me quedaron muy monos) os recomiendo hacer el pie grande que es más fácil. Cuando le pilléis el truquillo podéis intentarlo con las mini tartaletas.... O si nos ponemos en plan vago, podéis comprarlas ya hechas y así sólo hay que rellenarlas y cubrirlas con el merengue.




 INGREDIENTES

(1) BASE:

120 g de azúcar glass
400 g de harina normal
La ralladura de 1 limón
240 g de mantequilla sin sal
1 pizca de sal
1 huevo tamaño L

(2) RELLENO:

1 lata de leche condensada de 740 g
1 taza de zumo de limón

(3) MERENGUE:

3 claras de huevo
160 g de azúcar

PREPARACIÓN

En primer lugar, preparamos la base. Mezclamos todos los ingredientes en Thermomix o robot de cocina similar en su defecto (o amasamos si no tenemos ninguno de los anteriores). Basta con unos 20 segundos a velocidad 6. Sacamos la masa, envolvemos en papel film y dejamos 30 minutos en el frigorífico. Una vez transcurrido ese tiempo, estiramos la masa entre dos papeles de cocina para que no se pegue al rodillo y forramos con ella el molde previamente cubierto con papel de horno. Calentamos a unos 180º calor arriba y abajo, unos 15 minutos o hasta que la masa se empiece a dorar. Sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.

Para el relleno sólo tenemos que mezclar la leche condensada con en zumo de limón y remover con una espátula hasta que la mezcla esté homogénea. Vertemos sobre el molde con la base ya enfriada.
Para el merengue, calentamos al baño maría las claras con el azúcar, removiendo continuamente con una cuchara. Cuando el azúcar se haya disuelto, retiramos del fuego y batimos con las varillas hasta que se forme un merengue firme y brillante.

Cubrimos la tarta con el merengue y gratinamos uns segundos hasta que adquiera un tono dorado.




NOTAS Y TRUQUILLOS

Como ya os he dicho anteriormente, podéis comprar las tartaletas ya hechas o incluso masa quebrada lista sólo para hornear. La masa de la receta está mucho más buena, pero si no tenéis tiempo esta es una buena opción.
Si vais a hacer las mini pies, es importante enfriar de nuevo la masa una vez estirada entre los dos papeles de horno, así será más fácil de manipular y no se os deformará en el horno.
Para saber si el azúcar se ha disuellto en las claras, frotad un poco entre vuestros dedos. Cuando no notéis los granos de azúcar será el momento de ponerse a batir para formar el merengue.




viernes, 23 de enero de 2015

TARTA DE QUESO AL ESTILO DE NUEVA YORK (NEW YORK CHEESECAKE)

Si hay algo que me gusta en este mundo son las tartas de queso... Me gustan toooodas: con horno, sin horno, con chocolate, fresa, mermelada de arándanos, oreos.....Siempre que voy a comer a un sitio nuevo y tienen tarta de queso en la carta de postres, la pido en un intento de encontrar la tarta de queso perfecta.... Pues parece que al final la he encontrado!! y ha sido en mi cocina, no en un restaurante. La receta es un compendio de varias recetas que he ido buscando en internet, ajustándola hasta dar con la proporción perfecta.



Como la mayoría de cheesecakes, lleva una base de galletas con mantequilla, el relleno de queso y la cobertura, que esta vez he hecho de frambuesa, aunque admite infinitas posibilidades tanto con los frutos rojos como con otros sabores. Podéis cubrirla con sirope de chocolate, caramelo líquido e incluso dejarla sin cubrir, que también está muy buena.

FOTO DEL CORTE


INGREDIENTES

(1) BASE:

200 g de galletas María o Digestive
110 g de mantequilla derretida
50 g de azúcar

(2) RELLENO:

800 g de queso crema tipo Philadelphia
180 g de azúcar granulado
3 huevos talla L
2 cucharadas soperas de harina
80 ml de nata para montar
1 cucharadita de vainilla en pasta, o esencia de vainilla o 2 cucharaditas de azúcar vainillado

(3) COBERTURA:

200 g de mermelada de frambuesa
2 hojas de gelatina neutra
50 ml de agua
2 cucharaditas de zumo de limón

PREPARACIÓN:

En primer lugar preparamos la base. Trituramos las galletas hasta convertirlas en polvo. Derretimos la mantequilla en el microondas y se la añadimos, junto con el azúcar, a las galletas. Mezclamos bien con una cuchara y cubrimos la base y paredes del molde con esta mezcla. Metemos en el frigorífico.

Para hacer el relleno, batimos el queso crema con el azúcar y la harina hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo después de cada vez que incorporamos uno de ellos. Por último, agregamos la nata y la vainilla. Mezclamos bien incidiendo en el fondo del recipiente para que la mezcla sea lo más homogénea posible. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 180 º 15 minutos y luego a 120º durante unos 70 minutos.
Una vez que sacamos la tarta del horno, dejamos enfriar en una rejilla y pasamos un cuchillo por los bordes para que no se nos agriete.

Para la cobertura, ponemos en remojo las hojas de geatina. Calentamos en un cazo, a fuego medio, la mermelada, el zumo de limón y el agua, removiendo hasta que se caliente sin que llegue a hervir. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina, removiendo bien para integrarla en la mezcla. Dejamos templar y posteriormente lo vertemos encima de la tarta.

Refrigerar como mínimo 2 horas... o mejor incluso toda la noche... al día siguiente estará más buena aún.



NOTAS Y TRUQYILLOS

La receta es perfecta para un molde redondo, profundo de unos 20-22 cm
Para hacerla yo utilizo la Thermomix, poniéndole la mariposa
Si no os gusta la vainilla la podeis aromatizar añadiéndole la ralladura de medio limón
Es importante que el horno lo pongas sin aire caliente, sólo calor arriba y abajo porque se os puede agrietar y quemar
Si os gustan las oreos, podeis utilizar estas galletas (sin el relleno) para hacer la base, añadir unos trocitos de galletas al relleno y cubrirla de sirope de chocolate. Esta variable está de muerte
Aunque en la receta os he puesto que tiene que estar 70 minutos a 120 º, yo suelo tenerla un poco más. Todo dependerá de vuestro horno. El punto perfecto es aquel en el que la superficie ha cuajado y el centro queda un pelín húmedo.