domingo, 22 de febrero de 2015

TARTA DE QUESO CREMA Y NUTELLA CON BIZCOCHO DE CHOCOLATE BLANCO

Con mi cumpleaños hace ya 3 semanas inauguramos la temporada cumpleañera en casa. Así que cada 2 semanas o cada mes va a tocar hacer una tarta nueva... porque estos niños no perdonan una tarta, o un bizcocho, o unas magdalenas... o lo que encarte.
Hoy le toca a Albertillo... ya son once años... Ains, con lo chiquitillo que era cuando nació (kilo y medio de niño, nada más y nada menos) y ya estamos preadolescentes.
Como lo que más le gusta en el mundo es la crema de chocolate con avellanas (llámalo nocilla, llámalo nutella, llámalo hacendado...), he decidido hacerle la tarta de este sabor y la verdad es que ha salido de muerte.




El bizcocho se lo he hecho de chocolate blanco pero podeis utilizar cualquiera que os guste. Tanto el bizcocho de chocolate del pastel trufado como el clásico de vainilla les va estupendamente.
La crema de queso es la misma que utilicé para la tarta de oreos, sólo que esta vez le he añadido 150 g de nutella.

INGREDIENTES

(1) BIZCOCHO (medidas para 3 moldes de 15 cm o 2 de 18-20 cm)

125 g de chocolate blanco, picado o en gotas
170 ml de leche entera
60 g de azúcar moreno
225 g de azúcar granulado
100 g de mantequilla a temperatura ambiente ( que esté blandita)
2 huevos tamaño L
215 g de harina
1 cdta de levadura en polvo
1 pizca de sal

(2) CREMA

125  g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
125 g de queso crema frio
300 g de azúcar glass tamizado
2-3 cucharadas de leche entera

(3) ALMIBAR PARA BAÑAR LOS BIZCOCHOS (opcional)

PREPARACIÓN

En primer lugar, preparamos los bizcochos, mejor el día de antes de rellenar y servir la tarta. Precalentamos el horno a 180º y forramos nuestros moldes con papel de horno.
En un cazo calentamos la leche, con el chocolate blanco, el azúcar moreno y 85 g del azúcar granulado, removiendo continuamente hasta que se integren todos los ingredientes y se derrita el chocolate. Reservamos y dejamos templar.
Tamizamos la harina con la levadura y la sal y reservamos. Mezclamos la mantequilla con el resto del azúcar, batiendo a velocidad media hasta que la mezcla blanquee. Añadimos los huevos uno a uno, no añadiendo el siguiente hasta que el anterior no esté integrado. Echamos la mezcla de harina en dos tandas, mezclando a velocidad lenta. Por último vertemos la preparación de chocolate lentamente, como un hilo, mientras batimos continuamente. Terminamos de integrar los ingredientes con la lengua de silicona y repartimos entre los tres moldes. Calentamos unos 30 minutos o hasta que al pincharlos el palillo salga limpio.

Para la crema, seguimos las mismas instrucciones que en la tarta de oreos (pincha aquí). Una vez que tenemos la crema sólo le tenemos que añadir los 150 g de nutella y batir 1-2 minutos más.
Antes de añadir la nutella yo reservé unas 3 cucharadas de crema de queso para la decoración.

Para el montaje, en primer lugar pulimos los bizcochos para que nos queden igualitos y vamos alternando capas de bizcocho y crema. El último bizcocho lo ponemos con la parte de abajo mirando arriba. Así:


Cubrimos con una capa de crema a modo de "sujetamigas" y metemos 1 hora en el frigorífico.


Por último cubrimos con el resto de crema y decoramos al gusto:



 No os he podido poner foto del corte porque se me ha borrado... ayyyy


Felicidades Albertillo!!!









martes, 10 de febrero de 2015

BIZCOCHO MARMOLADO DE DOS CHOCOLATES

Ayyyyy que frío que hace...
Y lo mejor para combatirlo...un bizcocho como éste. Está riquísimo y no vais a tardar nada en hacerlo.
A mi me dio el antojo anoche y lo hice mientras los niños cenaban. Y de postre Salva se dedicó a dejarme la Thermomix más brillante que una patena. Alguna ventaja tendría que tener...Y lo que me ahorro en fairy...


Sin duda este es el bizcocho favorito de mis hijos. Antes solía hacerlo con mucha frecuencia, preparaba una base de bizcocho de vainilla y a la mitad le añadía chocolate negro derretido, pero la verdad es que, aunque estaba muy bueno, las proporciones no eran las adecuadas porque se desmoronaba al partirlo.
Esta vez lo que he hecho es dividir el bizcocho en dos y añadirle chocolate blanco derretido con leche a una mitad, y chocolate negro también calentado con leche, a la otra.
El resultado es buenísimo, además de haber obtenido un bizcocho mucho más firme y sin perder jugosidad.
Bueno, que no me enrollo más! no tenéis excusa para no hacerlo porque es facilísimo y rapidísimo de hacer!



INGREDIENTES
(Para un molde alargado tipo plum-cake)

180 g de mantequilla sin sal
200 g de azúcar blanco
200 g de harina normal
4 huevos talla M (o 3 huevos talla L)
150 ml de leche entera
75 g de chocolate negro troceado
75 g de chocolate blanco troceado
2 cucharaditas de levadura química
1 pizca de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla

PREPARACIÓN

Preparamos dos cazos y calentamos en cada uno de ellos 75 ml de leche con 75 g de chocolate negro y blanco respectivamente, removiendo hasta que se derritan. Reservamos y dejamos templar.
Batimos el azúcar con la mantequilla que debe estar blandita, punto pomada como se dice. Cuando se integren bien, vamos añadiendo los huevos de uno en uno y finalmente añadimos la harina tamizada con la levadura, la sal y la esencia de vainilla. Batimos un poco y terminamos de envolver con la espátula.
Dividimos la masa en dos partes iguales. A una le añadimos la mezcla de chocolate blanco y a la otra la de chocolate negro.
Forramos el molde con papel vegetal y disponemos las masas asi:

Luego hacemos movimientos en espiral con un cuchillo para darle aspecto marmolado. Así:


Por último, metemos en el horno a unos 160º-180º unos 40 minutos.

Dejamos enfriar en una rejilla...
Y aquí está...


Para la cobertura simplemente he derretido una tableta de chocolate blanco y se la he echado por encima.



Bueno, espero que os guste y que me conteis...