viernes, 30 de enero de 2015

MINI-PIES DE LIMÓN

Hoy es mi cumple y no he hecho ninguna tarta... Hoy me la tienen que hacer a mi... o en su defecto que me la compren.
Seguramente os estéis preguntando que qué hago escribiendo una entrada en el blog...yo tampoco lo sé. Bueno, sí. Es la única forma de dejar de pensar en que de un momento a otro el teléfono tiene que sonar para por fin escuchar la preciosa voz de alguien de la bolsa de trabajo del SAS y que me ofrezcan un contrato al 50% o 1/3 de jornada con noches y fines de semana, etc. Pues así estoy... estoy yo y miles de andaluces trabajadores de la sanidad pública a los que nos tienen sometidos a esta nueva forma de esclavitud moderna y permitida por todos.

En fin, que no os aburro más con mis rollos y quejas laborales, que se supone que este blog es para pasárselo bien o por lo menos entretenerse gratamente.




Esta receta  es original de mi comadre chilena Ana María León, aunque he modificado la receta de la base y, en lugar de utilizar un merengue italiano como hace ella, he usado merengue suizo que es más sencillo y a mi gusto queda más firme.

Si buscais en internet "pie de limón", os saldrán múltiples recetas que seguro que están buenísimas. Sin embargo, os recomiendo que probéis a hacerla como yo os digo ya que el relleno es muy sencillo y rápido de hacer y el resultado es espectacular.

Lo bueno es que podéis usar la misma receta para un molde grande y hacer un pie como Dios manda.
Para las tartaletas sólo tenéis que cortar porciones circulares de la masa y forrar con ellas moldes de minicupcakes. Si hacéis el pie grande, sólo hay que cubrir la base del molde con la masa y hornear. Luego se añade el relleno, encima el merengue y por último calentamos en el horno para que tenga un tono dorado.

Aunque os he colgado las fotos de los mini-pies (que me quedaron muy monos) os recomiendo hacer el pie grande que es más fácil. Cuando le pilléis el truquillo podéis intentarlo con las mini tartaletas.... O si nos ponemos en plan vago, podéis comprarlas ya hechas y así sólo hay que rellenarlas y cubrirlas con el merengue.




 INGREDIENTES

(1) BASE:

120 g de azúcar glass
400 g de harina normal
La ralladura de 1 limón
240 g de mantequilla sin sal
1 pizca de sal
1 huevo tamaño L

(2) RELLENO:

1 lata de leche condensada de 740 g
1 taza de zumo de limón

(3) MERENGUE:

3 claras de huevo
160 g de azúcar

PREPARACIÓN

En primer lugar, preparamos la base. Mezclamos todos los ingredientes en Thermomix o robot de cocina similar en su defecto (o amasamos si no tenemos ninguno de los anteriores). Basta con unos 20 segundos a velocidad 6. Sacamos la masa, envolvemos en papel film y dejamos 30 minutos en el frigorífico. Una vez transcurrido ese tiempo, estiramos la masa entre dos papeles de cocina para que no se pegue al rodillo y forramos con ella el molde previamente cubierto con papel de horno. Calentamos a unos 180º calor arriba y abajo, unos 15 minutos o hasta que la masa se empiece a dorar. Sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.

Para el relleno sólo tenemos que mezclar la leche condensada con en zumo de limón y remover con una espátula hasta que la mezcla esté homogénea. Vertemos sobre el molde con la base ya enfriada.
Para el merengue, calentamos al baño maría las claras con el azúcar, removiendo continuamente con una cuchara. Cuando el azúcar se haya disuelto, retiramos del fuego y batimos con las varillas hasta que se forme un merengue firme y brillante.

Cubrimos la tarta con el merengue y gratinamos uns segundos hasta que adquiera un tono dorado.




NOTAS Y TRUQUILLOS

Como ya os he dicho anteriormente, podéis comprar las tartaletas ya hechas o incluso masa quebrada lista sólo para hornear. La masa de la receta está mucho más buena, pero si no tenéis tiempo esta es una buena opción.
Si vais a hacer las mini pies, es importante enfriar de nuevo la masa una vez estirada entre los dos papeles de horno, así será más fácil de manipular y no se os deformará en el horno.
Para saber si el azúcar se ha disuellto en las claras, frotad un poco entre vuestros dedos. Cuando no notéis los granos de azúcar será el momento de ponerse a batir para formar el merengue.




viernes, 23 de enero de 2015

TARTA DE QUESO AL ESTILO DE NUEVA YORK (NEW YORK CHEESECAKE)

Si hay algo que me gusta en este mundo son las tartas de queso... Me gustan toooodas: con horno, sin horno, con chocolate, fresa, mermelada de arándanos, oreos.....Siempre que voy a comer a un sitio nuevo y tienen tarta de queso en la carta de postres, la pido en un intento de encontrar la tarta de queso perfecta.... Pues parece que al final la he encontrado!! y ha sido en mi cocina, no en un restaurante. La receta es un compendio de varias recetas que he ido buscando en internet, ajustándola hasta dar con la proporción perfecta.



Como la mayoría de cheesecakes, lleva una base de galletas con mantequilla, el relleno de queso y la cobertura, que esta vez he hecho de frambuesa, aunque admite infinitas posibilidades tanto con los frutos rojos como con otros sabores. Podéis cubrirla con sirope de chocolate, caramelo líquido e incluso dejarla sin cubrir, que también está muy buena.

FOTO DEL CORTE


INGREDIENTES

(1) BASE:

200 g de galletas María o Digestive
110 g de mantequilla derretida
50 g de azúcar

(2) RELLENO:

800 g de queso crema tipo Philadelphia
180 g de azúcar granulado
3 huevos talla L
2 cucharadas soperas de harina
80 ml de nata para montar
1 cucharadita de vainilla en pasta, o esencia de vainilla o 2 cucharaditas de azúcar vainillado

(3) COBERTURA:

200 g de mermelada de frambuesa
2 hojas de gelatina neutra
50 ml de agua
2 cucharaditas de zumo de limón

PREPARACIÓN:

En primer lugar preparamos la base. Trituramos las galletas hasta convertirlas en polvo. Derretimos la mantequilla en el microondas y se la añadimos, junto con el azúcar, a las galletas. Mezclamos bien con una cuchara y cubrimos la base y paredes del molde con esta mezcla. Metemos en el frigorífico.

Para hacer el relleno, batimos el queso crema con el azúcar y la harina hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo después de cada vez que incorporamos uno de ellos. Por último, agregamos la nata y la vainilla. Mezclamos bien incidiendo en el fondo del recipiente para que la mezcla sea lo más homogénea posible. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 180 º 15 minutos y luego a 120º durante unos 70 minutos.
Una vez que sacamos la tarta del horno, dejamos enfriar en una rejilla y pasamos un cuchillo por los bordes para que no se nos agriete.

Para la cobertura, ponemos en remojo las hojas de geatina. Calentamos en un cazo, a fuego medio, la mermelada, el zumo de limón y el agua, removiendo hasta que se caliente sin que llegue a hervir. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina, removiendo bien para integrarla en la mezcla. Dejamos templar y posteriormente lo vertemos encima de la tarta.

Refrigerar como mínimo 2 horas... o mejor incluso toda la noche... al día siguiente estará más buena aún.



NOTAS Y TRUQYILLOS

La receta es perfecta para un molde redondo, profundo de unos 20-22 cm
Para hacerla yo utilizo la Thermomix, poniéndole la mariposa
Si no os gusta la vainilla la podeis aromatizar añadiéndole la ralladura de medio limón
Es importante que el horno lo pongas sin aire caliente, sólo calor arriba y abajo porque se os puede agrietar y quemar
Si os gustan las oreos, podeis utilizar estas galletas (sin el relleno) para hacer la base, añadir unos trocitos de galletas al relleno y cubrirla de sirope de chocolate. Esta variable está de muerte
Aunque en la receta os he puesto que tiene que estar 70 minutos a 120 º, yo suelo tenerla un poco más. Todo dependerá de vuestro horno. El punto perfecto es aquel en el que la superficie ha cuajado y el centro queda un pelín húmedo.