domingo, 28 de diciembre de 2014

TARTA DE FRAMBUESA CON BIZCOCHO BLANCO DE VAINILLA

Hoy os traigo la receta de la tarta que hice para el cumpleaños de mi madre que celebramos hace una semana, justo antes de Navidad.

LA TARTA A PUNTO DE SER CATADA

Con la excusa de que a mi madre no le gusta el chocolate, pude aprovechar una pasta de frambuesa concentrada que compré por internet y que es una pasada. La utilicé añadiéndola a la buttercream de queso que cubre y rellena la tarta.

El bizcocho es espectacular. Es muy pero que muy esponjoso. No sube formando la "barriga" típica de los bizcochos,  así que apenas vais a tener que pulirlo para igualarlo (yo no lo hice y el resultado fue muy bueno) por lo que resulta mucho más cómodo. Además lo podéis hacer solo, sin crema ni nada de nada y cubrir sólo con azúcar glass. Os aseguro que no habéis probado nada igual...


INGREDIENTES (tarta formada por 3 bizcochos de 20 cm)

(1) BIZCOCHO BLANCO DE VAINILLA: 

5 claras de huevo (yo utilicé claras pasteurizadas de Mercadona)
240 ml de leche
2 cucharaditas de vainilla en pasta
300 g de harina
300 g de azúcar
1 sobre de levadura en polvo
5 g de sal fina
170 g de mantequilla sin sal

(2) CREMA DE QUESO Y FRAMBUESA:

125 g de queso crema tipo Philadelphia
125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 g de azúcar glass tamizado
2 cucharadas de leche
2 cucharaditas de frambuesa en pasta (en su defecto podeis utilizar mermelada de frambuesa, unas 2-3 cucharadas soperas)

PREPARACIÓN:

Comenzamos con el bizcocho. Precalentamos el horno a 180º y tamizamos la harina.
En un cuenco mezclamos las claras de huevo con 1/4 de la leche y la vainilla y batimos ligeramente.
En otro cuenco (o en mi caso, el vaso de la thermomix con la mariposa puesta), batimos los ingredientes sólidos (harina, levadura, sal y azúcar) unos 30 segundos. Posteriormente añadimos la mantequilla y la leche que no teníamos mezclada con las claras. Si lo hacéis con thermomix os recomienzo quitar la mariposa porque seguro que se os queda atrancada. Cuando la mezcla sea homogénea volvemos a ponerla y batimos un poco más para meter aire en la mezcla del bizcocho (1 minuto aproximadamente). A continuación, añadimos la mezcla de claras y leche en tres tandas, batiendo unos 20 segundos después de cada una para incorporar los ingredientes. Si la mezcla parece cortada no os asustéis, terminad de mezclar con la espátula y ya veréis como mejora el aspecto.
Repartimos la masa en los tres moldes previemente engrasados y cubiertos con papel de horno y calentamos unos 30 minutos o hasta que al pinchar un palillo en el bizcocho salga limpio.

Para la crema sólo tenemos que seguir las mismas instrucciones que para la crema de oreos sustituyendo las oreos pulverizadas por la frambuesa en pasta o mermelada (pincha aquí).

Aquí teneis una foto del corte...



Pobrecito Juande.. llegó de Madrid dos días después y no le habían guardado ni una miga.

NOTAS Y TRUQUILLOS:

Como siempre os digo, los ingredientes del bizcocho a temperatura ambiente.
En este caso no emborraché los bizcochos con almibar porque son tan jugosos que no lo necesitan.
Si teneis poco tiempo (como suele ser mi caso), podéis hacer los bizcochos con antelación:  una vez fríos los envolvéis en film transparente y los congelais. Os aseguro que después de descongelarlos estan incluso mas jugosos.
Podeis sustituir la mermelada de frambuesa por fresa u otro fruto rojo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

TARTA DE ZANAHORIA

La tarta que hoy os traigo es quizá una de las recetas "más sanas" dentro de lo que se le puede pedir a una tarta... lleva manzana...