domingo, 28 de diciembre de 2014

TARTA DE FRAMBUESA CON BIZCOCHO BLANCO DE VAINILLA

Hoy os traigo la receta de la tarta que hice para el cumpleaños de mi madre que celebramos hace una semana, justo antes de Navidad.

LA TARTA A PUNTO DE SER CATADA

Con la excusa de que a mi madre no le gusta el chocolate, pude aprovechar una pasta de frambuesa concentrada que compré por internet y que es una pasada. La utilicé añadiéndola a la buttercream de queso que cubre y rellena la tarta.

El bizcocho es espectacular. Es muy pero que muy esponjoso. No sube formando la "barriga" típica de los bizcochos,  así que apenas vais a tener que pulirlo para igualarlo (yo no lo hice y el resultado fue muy bueno) por lo que resulta mucho más cómodo. Además lo podéis hacer solo, sin crema ni nada de nada y cubrir sólo con azúcar glass. Os aseguro que no habéis probado nada igual...


INGREDIENTES (tarta formada por 3 bizcochos de 20 cm)

(1) BIZCOCHO BLANCO DE VAINILLA: 

5 claras de huevo (yo utilicé claras pasteurizadas de Mercadona)
240 ml de leche
2 cucharaditas de vainilla en pasta
300 g de harina
300 g de azúcar
1 sobre de levadura en polvo
5 g de sal fina
170 g de mantequilla sin sal

(2) CREMA DE QUESO Y FRAMBUESA:

125 g de queso crema tipo Philadelphia
125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 g de azúcar glass tamizado
2 cucharadas de leche
2 cucharaditas de frambuesa en pasta (en su defecto podeis utilizar mermelada de frambuesa, unas 2-3 cucharadas soperas)

PREPARACIÓN:

Comenzamos con el bizcocho. Precalentamos el horno a 180º y tamizamos la harina.
En un cuenco mezclamos las claras de huevo con 1/4 de la leche y la vainilla y batimos ligeramente.
En otro cuenco (o en mi caso, el vaso de la thermomix con la mariposa puesta), batimos los ingredientes sólidos (harina, levadura, sal y azúcar) unos 30 segundos. Posteriormente añadimos la mantequilla y la leche que no teníamos mezclada con las claras. Si lo hacéis con thermomix os recomienzo quitar la mariposa porque seguro que se os queda atrancada. Cuando la mezcla sea homogénea volvemos a ponerla y batimos un poco más para meter aire en la mezcla del bizcocho (1 minuto aproximadamente). A continuación, añadimos la mezcla de claras y leche en tres tandas, batiendo unos 20 segundos después de cada una para incorporar los ingredientes. Si la mezcla parece cortada no os asustéis, terminad de mezclar con la espátula y ya veréis como mejora el aspecto.
Repartimos la masa en los tres moldes previemente engrasados y cubiertos con papel de horno y calentamos unos 30 minutos o hasta que al pinchar un palillo en el bizcocho salga limpio.

Para la crema sólo tenemos que seguir las mismas instrucciones que para la crema de oreos sustituyendo las oreos pulverizadas por la frambuesa en pasta o mermelada (pincha aquí).

Aquí teneis una foto del corte...



Pobrecito Juande.. llegó de Madrid dos días después y no le habían guardado ni una miga.

NOTAS Y TRUQUILLOS:

Como siempre os digo, los ingredientes del bizcocho a temperatura ambiente.
En este caso no emborraché los bizcochos con almibar porque son tan jugosos que no lo necesitan.
Si teneis poco tiempo (como suele ser mi caso), podéis hacer los bizcochos con antelación:  una vez fríos los envolvéis en film transparente y los congelais. Os aseguro que después de descongelarlos estan incluso mas jugosos.
Podeis sustituir la mermelada de frambuesa por fresa u otro fruto rojo.




martes, 23 de diciembre de 2014

PAVLOVA DE CREMA DE MASCARPONE Y GANACHE DE CHOCOLATE.

Que poquito queda para Nochebuena!!! ¿qué tal los preparativos navideños? Yo estoy más bien deseando que vuelva a empezar el cole porque no doy abasto... y eso que no estoy trabajando.
Hoy os dejo una receta que quizá os pueda ayudar a salir del paso estas Navidades y a la vez quedar como unos verdaderos reposteros.

Además de estar buenísima, es súperoriginal y apta para celíacos, así que no tenéis excusa para no poneros manos a la obra.

Y vosotros os preguntareis... ¿qué es una Pavlova? ¿mande? ¿lo cualo? ¿eins?
Pues es una tarta que, en lugar de bizcocho,  lleva capas de merengue alternadas con capas de nata montada y frutos rojos. Al parecer se llama así porque se hizo en honor a una bailarina apellidada como la tarta.



En lugar de nata, he optado por una crema de mascarpone que le da un toque a queso y además consigue que la nata se quede más firme. Lo de los frutos rojos era impensable en mi hogar así que opté por cubrirla de ganache de chocolate.
Como veis, las opciones son infinitas, podéis rellenarla y cubrirla de lo que más os guste.

Ahí va:

INGREDIENTES:

(1) MERENGUES:

6 claras de huevo (yo usé las claras pasteurizadas de Mercadona)
325 g de azúcar
2 cucharadas de maicena
2 cucharaditas de vinagre de vino blanco
1 cucharadita de vainilla en pasta (opcional)

(2) CREMA DE MASCARPONE:

400 ml de nata para montar (mínimo 35 % Materia Grasa)
250 g de queso mascarpone
2 cucharadas colmadas de azúcar

(3) GANACHE DE CHOCOLATE:

100 ml de nata para montar
100 g de chocolate negro
Crocanti de almendra para decorar

PREPARACIÓN:

En primer lugar, hacemos los merengues. Precalentamos el horno a 140 º. Batimos las claras a punto de nieve y, cuando comiencen a formar picos, echamos la mitad del azúcar poco a poco, en forma de lluvia. Una vez que se hayan formado los picos duros, añadimos el resto del azúcar mezclado con la maicena y batimos un poco más. Por último añadimos el vinagre y la vainilla.
Cortamos tres círculos de papel vegetal de unos 20 cm aproximadamente y vertemos el merengue sobre cada uno de ellos extendiéndolos de forma uniforme con una espátula. Calentamos en el horno unos 90 minutos. Posteriormente apagamos el horno y los dejamos unos 20 minutos más. Dejamos enfriar sobre una rejilla con mucho cuidado al manipularlos ya que son muy frágiles.

Para la crema,  batimos el mascarpone con una cucharada de la nata hasta que tenga una consistencia cremosa. En otro recipiente, montamos la nata con el azúcar, añadiendo el mascarpone antes de que se monte completamente y batimos. Reservamos en el frigorífico

Para hacer la ganache, picamos el chocolate reservándolo en un recipiente. Ponemos la nata a calentar en un cazo. Cuando comience a hervir, la vertemos sobre el chocolate y mezclamos hasta que la crema se haga homogénea. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.

MONTAJE DE LA TARTA:

Alternamos capas de merengue con capas de crema y finalmente cubrimos la tarta con ganache de chocolate. Decoramos con crocanti de almendra.





NOTAS Y TRUQUILLOS:

El merengue sale perfecto con las claras pasteurizadas. La única diferencia es que necesita más tiempo de batido para que se ponga firme
Importante limpiar el recipiente donde vamos a hacer el merengue con una servilleta mojada en vinagre, para librarlo de cualquier rastro de grasa y que el merengue suba
Para esta receta yo no utilizo la Thermomix porque nunca he conseguido que me salga bien el merengue. En su lugar, uso la batidora de varillas de toda la vida.



domingo, 14 de diciembre de 2014

TARTA DE OREOS

Hola de nuevo !!!
Hoy os traigo una tarta deliciosa que he tenido que hacer varias veces por el tremendo éxito que ha tenido. Hasta he pillado a Alberto hincándole el diente (y eso que a él SÓLO le gusta el CHOCOLATE).
La receta original la saqué  del libro: Objetivo Tarta Perfecta, de Alma Obregón, aunque yo le he hecho algunas modificaciones.

La primera vez que la hice fue para el cumpleaños de Salva


La calidad de la foto es regulera porque la tuve que hacer en la cocina y de noche, para que Salva no la viera.
Luego la volví a hacer pero versión Jalogüin para el cumpleaños de una amiga de Lucía. Por cierto, pasamos un día estupendo en Martos y a todos les encantó la tarta.

versión Jalogüin para Paula

El bizcocho es un Victoria Sponge Cake al que le añadí unas cuantas oreos troceadas y emborraché con almíbar.
Para el relleno y cobertura utilicé una buttercream de queso a la que añadí la parte negra de las oreos pulverizadas con la Thermomix.

TARTA DE OREOS VERSIÓN TEISA

INGREDIENTES

(1)Bizcocho (medidas para 3 moldes de 20 cm, ya sabes que yo uso los de aluminio de Mercadona):

300 g de harina con levadura, tamizada
300 g de azúcar
300 g de mantequilla
4 huevos tamaño XL
150 ml de leche entera
2 cdtas de vainilla en pasta
10 oreos troceadas

(2) Almíbar
100 g de azúcar
100 ml de agua
1 cdta de vainilla en pasta o esencia de vainilla

(3) Buttercream de queso y oreos:

125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 g de azúcar glass
125 g de queso crema (tipo philadelphia) que NO SEA LIGHT
3 cucharadas de leche
15 oreos (sin la parte blanca)  trituradas y tamizadas

mini-oreos para decorar

PREPARACIÓN:

En primer lugar preparamos los bizcochos, siguiendo las instrucciones de la entrada de Victoria Sponge Cake (pinchad aquí)

Mientras se hacen los bizcochos preparamos el almíbar poniendo todos los ingredientes a hervir en un cazo.

Una vez listos los bizcochos, los sacamos del horno, pinchamos con una brocheta por varios sitios y los pintamos con el almíbar. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Una vez fríos, mejor al día siguiente, desmoldamos y pulimos para que están más o menos iguales.

Preparamos la crema: En primer lugar, batimos la mantequilla con el azúcar glass tamizado y la leche, a velocidad media unos 2-3 minutos. A continuación añadimos el queso crema y la esencia de vainilla, batiendo a velocidad progresiva hasta que la mezcla esté cremosa y homogénea. Pulverizamos y tamizamos las oreos y se las añadimos a nuestra crema, mezclando con movimientos envolvente con la espátula.

Rellenamos y decoramos nuestra tarta como más nos guste.

Y a coméeerrrselaaaa que está muy ricaaaaa!!!!

NOTAS Y TRUQUILLOS:

Como siempre os digo, es fundamental que estén todos los ingredientes del bizcocho a temperatura ambiente, la mantequilla ablandada pero ni se os ocurra meterla en el microondas para acelerar el proceso!!!
El azúcar glass debe ser el comercial, no vale pulverizar azúcar blanquilla con la thermomix porque el resultado no será el mismo
El queso crema sí que debe de estar frío. Además la tarta y la crema sobrantes deben conservarse en el frigorífico
Si no tenéis vainilla en pasta ya sabes que podes usar azúcar avainillado, esencia de vainilla o incluso raspando el interior de una vaina de vainilla
Mejor hacer el bizcocho el día de antes y pulirlo y rellenarlo al día siguiente para que asiente la miga y no se nos desmenuce
Con esta crema también podéis cubrir cupcakes, están buenísimos


sábado, 6 de diciembre de 2014

BIZCOCHO DE MANZANA Y PRALINÉ DE ALMENDRAS CON SALSA DE CARAMELO PARA EL CONCURSO DE TULIPÁN

Hola a todos!!!
Ya sé que llevo tiempo sin publicar algo pero es que esta semana la he dedicado a pensar en la receta de bizcocho que iba a presentar a este concurso que organizan pequerecetas y tulipán.
Aunque pueda parecer peloteo os recomiendo estas páginas, sobre todo si os gusta la cocina en general, la repostería y especialmente si tenéis niños y estais cansados de hacer siempre la misma comida. Además, están hechas por profesionales, no como este blog (jejejeje).




Pues tras mucho darle vueltas a la cabeza (ya que mi cerebro  no paraba de repetir "chocolate...chocolateee...") decidí hacer esta versión de bizcocho de manzana con un toque a caramelo y almendras, acompañado a su vez de una salsa de caramelo y que en su conjunto recuerdan a las manzanas bañadas en caramelo de la feria (caramelo, caramelo, caramelo...).



Pues antes de poneros la receta quiero que sepais que ¡¡¡¡QUIERO GANARRRR!!!! ¡¡¡¡NECESITO GANARRR!!! El premio es una Kitchen Aid... que es una súper amasadora-batidora americana que todos los años pido a los Reyes Magos y nunca me traen, ya que según ellos, ya tengo la Thermomix... pero no es lo mismo!!!! (hay niños pequeños leyendo este post mientras lo escribo, jijiji).

Además desde que me enteré del concurso, estoy dándole la brasa a Alberto para que me fabrique una caja de luz casera para que la foto me quede más mona. Pobrecito mío...




Bueno, pues no me enrollo más, ahí va la receta:

INGREDIENTES:

(1) Praliné de Almendras:

50 g de azúcar moreno
25 g de almendras crudas

(2) Bizcocho:

2/3 del praliné pulverizado
2 manzanas golden medianas
El zumo de medio limón
150 g de azúcar granulado
3 huevos tamaño L
130 g de margarina tulipán a temperatura ambiente
1 chorrito de brandy o el licor que tengamos
200 g de harina
1 sobre de levadura en polvo
1 pellizco de sal

(3) Salsa de Caramelo:

1 cucharadita de agua
250 g de azúcar granulado
150 g de margarina tulipán
125 ml de nata para montar

PREPARACIÓN:

En primer lugar preparamos el praliné de almendras. Ponemos el azúcar moreno en una sartén al fuego y lo hacemos caramelo. Cuando tome color, agregamos las almendras enteras,  lo mezclamos todo bien y volcamos sobre una superficie antiadherente (papel de aluminio, bandeja de silicona...) y dejamos enfriar. Una vez frío, lo pulverizamos en un robot de cocina.

Pelamos las manzanas y las cortamos en cubitos pequeños. Reservamos añadiéndole el zumo de medio limón para que no se oxiden.

A continuación, batimos el azúcar con lo huevos a velocidad media, durante unos 5 minutos o hasta que la mezcla doble su volumen. Añadimos el brandy y la margarina y mezclamos a velocidad baja durante unos 15 segundos. Por último, incorporamos la harina, la levadura y la pizca de sal. Batimos también a velocidad baja unos segundos y agregamos los 2/3 del praliné pulverizado. Mezclamos con la espátula con movimientos envolventes.
Forramos un molde circular de unos 25-30 cm con papel de horno y vertemos la masa en él. Incorporamos los cubitos de manzana y mezclamos ligeramente con la espátula.
Horneamos a unos 180º durante 30 minutos o hasta que al pinchar un palillo éste salga limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla. Decoramos con azúcar glass y el resto del praliné pulverizado.


Para el caramelo, ponemos a calentar en una cacerola el azúcar con el agua sin remover. Cuando se disuelva el azúcar y se ponga de color marrón, añadimos la margarina y la nata. Removemos hasta que esté todo integrado, retiramos del fuego y dejamos enfriar.



NOTAS Y TRUQUILLOS:

A la hora de hacer la salsa de caramelo hay que tener mucho cuidado ya que alcanza una temperatura muy alta y podríamos quemarnos.
En lugar de brandy he utilizado un licor llamado Irish Mist, regalo de unos amigos de Irlanda y que tengo reservado para estos menesteres. Vosotros podéis utilizar el que tengáis a mano.